Opiniones alumnos Devoradores Isabel Arias

Por qué bordear el charco de puntillas, si puedes dejarte caer, perder el equilibrio, saltar sobre él, jugar y empaparte sonriendo.