El fin de semana pasado, la Escuela de Teatro Devorador.es de la que formo parte, nos dio la oportunidad de seguir con nuestro proyecto de manera telemática, debido al estado de alarma provocado por el Covid19.
La experiencia fue sorpresiva y gratificante a varios niveles:  Por un lado a nivel personal me sirvió para estar en contacto con mis compañeros y mi directora, sintiéndoles cerca y recibiendo cariño y compañía, fue una manera de seguir vinculado al proyecto y ver que es posible continuar con el mismo de esta manera hasta que termine el confinamiento.
Por otro lado, el ensayo fue muy intenso, tanto o más que presencial, debido al nivel de concentración y escucha que requiere este formato. El formato te invita a estar muy pendiente de la escucha y hacer un gran trabajo de focalización de la atención en tus compañeros, lo que te hace estar metido 100% en la situación imaginaria. De echo te llegas a olvidar de que estas en el salón de tu casa mirando un ordenador, fue una situación muy potente respecto al trabajo de Intención.
Respecto al trabajo grupal fue muy rico, ya que el tiempo de ensayo fue dedicado en exclusividad a un elenco, lo que hace que a nivel individual se aproveche muy bien el tiempo, los recursos y el trabajo de dirección.
Mi sensación personal es que al trabajar de esta manera, cuando llegue el momento de ponerlo en pie, en un Teatro, va a ir rodado y nos podremos centrar mas en los movimientos, ya que con los ensayos telemáticos el trabajo de Intención es muy rico y concentrado.
Ha sido una gran experiencia estas clases de Teatro online, porque hemos descubierto que es posible confiar y seguir adelante con el proyecto, gracias al trabajo de la escuela, directora y del resto de los compañer@s.
Abrir chat
Powered by